Zamak y bisutería

La importancia del Zamak en la bisutería

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
5/5

Pero, muchos nos preguntamos: ¿por qué se oxida el acero inoxidable en joyería?  Aquí encontrarás la respuesta a esta pregunta. ¡Te animamos a leer hasta el final! 

Cotenidos
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Qué es el acero inoxidable?

    El acero inoxidable, también conocido como acero joya o quirúrgico, es una aleación de hierro y elementos como cromo, molibdeno, manganeso y otros. En ese caso, es la adición de cromo y molibdeno lo que hace que las joyas sean resistentes al daño. Además, el cromo forma una capa compuesta de óxidos de cromo, que protege al metal contra factores desfavorables y la humedad. Es importante destacar que este tipo de acero no contiene níquel, lo que garantiza que incluso las personas con alergias puedan usarlo sin problema.

    ¿Las joyas de acero se oxidan?

    Para todos aquellos que están preocupados de que sus pendientes, anillos u otros elementos de joyería de acero inoxidable se oxiden con el tiempo, aquí les damos una información de interés.

    La gran ventaja de las joyas hechas de acero inoxidable es que no se ennegrecen y por lo tanto durante mucho tiempo serán muy brillantes y se verán muy bien.

    Adicionalmente, el cromo de su composición, se combina con el oxígeno para formar una capa protectora de óxido de cromo.

    Es por ello que las joyas de acero prácticamente no se oxidan con el tiempo y siempre se ven en buenas condiciones.

    Otras ventajas de las joyas de acero inoxidable, es que son resistentes a la corrosión y al rayado. Todo esto hace que estas joyas sean cada vez más populares entre la población.

    Pero, debemos indicar que si el acero se moja se puede manchar, por lo cual debes aplicar cierto tipo de limpieza para evitar que esto suceda en tu joyería.

    ¿Cómo se puede afectar el acero inoxidable?

    El acero se ve afectado negativamente por su constante remojo, especialmente en agua de mar, clorada y de piscinas.

    Por ello, después de salir del mar o de la piscina, debes lavar la joya de acero con jabón líquido con agua fría corriente.

    Seca correctamente y podrás tener la confianza de que tus joyas de acero inoxidable estarán seguras. Si no lo haces, puede aparecer una decoloración no deseada en la joyería.

    Las propiedades anticorrosivas del acero se refuerzan adicionalmente con molibdeno, haciendo que el acero sea aún más resistente a la oxidación

    ¿Cómo eliminar la decoloración en una joyería de acero inoxidable?

    Es difícil eliminar la decoloración del acero, por ello es mejor no llegar a esa situación. Pero, si sucede, lo mejor es dejar la joya en manos de un especialista.

    En ese caso, las manchas pueden eliminarse mecánicamente con un molinillo o sumergiéndolos en soluciones ácidas específicas.

    Quizás te interese

    Ir arriba